“La inclusión escolar es un proceso que permite abordar y responder a la diversidad de necesidades de todos los estudiantes” (UNESCO)

Para cerrar este año, compartimos la reflexión de la Profesora de Matemática Soledad Ailuk. Ella es docente de Dylan Benítez, alumno de nuestro instituto que realiza una Propuesta Pedagógica de Inclusión, junto a su Maestra de Educación Inclusiva (MEI), María Ángeles Cura en el colegio Cristiano de Martínez. 

En esta carta, reflexiona sobre lo que significa para ella la inclusión y cómo la transformó conocer a Dylan y a María de los Ángeles.

¡Muchas gracias, Soledad!

La profesora Soledad Ailuk, junto a María de los Ángeles Cura, MEI de Armonía.

Intento definir en pocas palabras lo que para mí, como docente,significa la inclusión escolar y vienen a mi mente palabras como COMPROMISO, RESPETO, DESAFÍO Y AMOR…ello es exactamente lo que me ha permitido abordar este proceso y llevar adelante tan gratificante tarea.

En un comienzo, la incertidumbre me ha generado algún temor (eso es innegable), respecto al desarrollo de la tarea, sobre todo si tenemos en cuenta que son escasas las herramientas que la formación docente brinda para llevarla adelante. Pero basta con tomar el compromiso y estar dispuesto a aprender para descubrir que podemos ser parte significativa en la vida de alguien que solo busca una oportunidad de mostrar, de manera totalmente naturalizada, que sus capacidades son mucho más abundantes que la falta de alguna de ellas.

Es cierto que solo es alcanzable si el trabajo es conjunto; el conocimiento y aporte de la MEI , sumado al compromiso de la familia y la escuela, hacen que el objetivo no se vea frustrado a mitad de camino.

También es cierto que es una tarea intensa, que requiere el compromiso de brindar las herramientas que cada estudiante necesita en su singularidad, más allá de la pertenencia a un grupo, y de ser constante en lo que se propuso brindar, por respeto a quien está esperando de nuestro aporte, a quienes acompañan, y a quienes confiaron en nosotros.

Aquello que en un primer momento se presentó como un desafío a enseñar se fue convirtiendo casi sin darme cuenta en un desafío a aprender…porque basta observar la sonrisa en el rostro de ese estudiante que alcanzó el objetivo para entender que no es diferente, sino que solo está necesitando “otra cosa”….aprendés a entender sus ritmos, sus espacios, sus fortalezas y en ese aprendizaje también entendés que se trata de brindarte al 100% para  que ambos, estudiante y docente, nos demos cuenta que es posible. ¡Es posible aprender con las herramientas adecuadas y es posible enseñar para la inclusión!

Soledad Ailuk

Además, Soledad le dedicó unas hermosas palabras a María de los Ángeles, quien además de ser la Maestra de Educación Inclusiva de Dylan, es coordinadora de nuestro equipo de Inclusión.

Hay gente que pasa por tu vida y deja huellas…

Este fue para mí un año de inicio profesional y le doy tantas gracias a Dios por haberte cruzado en mi camino y que hayas sido quien me abrió la puerta a un mundo enorme, ¡el mundo de la inclusión!

¡Gracias por haberme ayudado a despejar tantos temores y haber compartido tanta pasión por la tarea!

¡Sin dudas, el esfuerzo que implica, no se compara con la satisfacción de ver el objetivo alcanzado!

¡Qué bueno es aprender que las personas tienen distintas necesidades y que sus capacidades son mucho mayores que la falta de alguna de ellas!

Sos una gran profesional y mejor persona y sé que todo lo que emprendas va a ser de bendición.

¡Éxitos!